La ruta de los esbaruzaderos

Hoy queremos presentaros la Ruta de los Esbaruzaderos, en Santa María del Berrocal.

¿Esbaru qué? Podréis estar pensando algunos, ¿verdad? ¡Esbaruzaderos! La palabra es rara, sí, lo sabemos. Pero tras ella se esconde una ruta de senderismo diseñada especialmente para los niños. Por eso y por el maravilloso paisaje por el que discurre, en pleno Valle del Corneja, se ha convertido ya en uno de nuestros recorridos favoritos por la provincia de Ávila.

En primer lugar os desvelamos el significado de la palabra esbaruzaderos: son grandes lanchas de granito inclinadas que pueden usarse a modo de tobogán. Así que si juntamos las palabras ruta y esbaruzaderos en una única expresión tenemos un camino súper divertido que los niños disfrutarán a lo grande. Porque, además, el recorrido tiene otras muchas sorpresas diseñadas para ellos e inspiradas en los juegos tradicionales.

ruta de los esbaruzaderos. Santa María del Berrocal
Los esbaruzaderos son estos enormes toboganes naturales de granito.

Los responsables de esta chulada de ruta son los miembros del Club Berrocaminos de Santa María del Berrocal. A finales de 2019 hicieron realidad su sueño de contar con una ruta infantil homologada, la primera de la provincia, de la que os hablamos ahora largo y tendido.

castillo del mirón
El Castillo del Mirón, desde las alturas, vigila los pasos del caminante durante todo el recorrido.
RUTA DE LOS ESBARUZADEROS

La ruta de los esbaruzaderos es un recorrido sencillo y asequible para los niños. Con sombras en buena parte del camino y con poco desnivel (no llega a 200 metros)

Arranca en el mismo pueblo de Santa María del Berrocal. Concretamente en su salida hacia la AV-104, dirección Guijuelo.

ruta esbaruzaderos
A lo largo de la ruta iréis encontrando estos paneles explicativos.

Allí podréis dejar el coche y disfrutar del primero de los esbaruzaderos, el del Berrocal. Quizá no sea el más impactante. Pero sí que os servirá como primera toma de contacto de una ruta que sólo unos metros más adelante, al otro lado de la carretera, arranca ya en ascensión.

santa maría del berrocal, esbaruzadero
El primero de los esbaruzaderos está en el mismo pueblo de Santa María del Berrocal.
RUTA SEÑALIZADA

El comienzo de la ruta de los esbaruzaderos está señalizado con postes de madera con la marca verde y blanca que os servirá de guía a lo largo de todo el trayecto.

Veréis que en ocasiones estos postes se solapan con los de la Ruta de los Lavaderos: otra ruta que ya tenemos apuntada en nuestra lista de planes futuros.

ruta de los esbaruzaderos
La ruta está señalizada tanto con postes de madera como con hitos de piedra y señales blancas y verdes en las rocas.

Una vez puestos en marcha comenzamos a ascender deseando llegar al primer hito del camino: el juego de ‘El caracol en su laberinto’. Y es que, como os adelantábamos antes, la Ruta de los Esbaruzaderos cuenta, además de con estos geniales toboganes naturales, con distintos juegos que, sin duda, entretienen y motivan a los niños a la hora de seguir caminando.

En este caso se trata de un sencillo laberinto de unos 60 metros cuadrados en el que resulta imposible perderse pero que a los más peques les parecerá un reto súper divertido.

ruta para niños en el valle del corneja
El laberinto es el primer juego del recorrido.

Muy cerca de él, por cierto, podréis ver uno de los antiguos lavaderos del pueblo: toda una joya etnográfica de las que se conservan en Santa María del Berrocal.

lavadero en santa maria del berrocal
La ruta coincide en varios puntos con la Ruta de los Lavaderos. Aquí, uno con los que cuenta el pueblo.
EL MIRADOR DE LAS LANCHAS Y LAS MARIQUITAS

La subida continúa suave hacia el mirador de Las Lanchas, desde donde tendréis muy buenas vistas del valle. Y desde donde podréis apreciar también desde las alturas cómo son esas lanchas o esbaruzaderos que ahora usamos para nuestra diversión.

ruta de los esbaruzaderos
Junto al mirador está el juego ‘Busca y encontrarás’

¡Ah! Y además, en los alrededores del mirador, los peques podrán participar en el segundo de los juegos de la ruta. Se llama ‘Busca y encontrarás’. En él, los niños deberán localizar siete mariquitas pintadas sobre el granito en esta zona. Sabrán que han encontrado las siete porque cada una de ellas se diferencia del resto por el número de puntos en su espalda: del uno, al siete.

mirador
Preciosas las vistas desde el mirador.
EL JUEGO DE LA RANA

Y si hablamos de juegos tradicionales, el juego de ‘La rana’ no podía faltar en esta Ruta de los Esbaruzaderos.

juegos
Siguiente parada: el juego de la rana.

En esta ocasión, se ha aprovechado una inmensa roca caballera para dar forma a ‘la boca de la rana’. Sobre ella, encontraréis unos cantos pintados de verde que son los que se deben usar para probar puntería. Recordad recogerlos al acabar el juego para que los que lleguen detrás también puedan probar suerte.

Nosotros pasamos un buen rato. ¡Y no se nos dio nada mal!

juego de la rana
Probando nuestra puntería en el juego de la rana.
ESBARUZADERO DE EL MIRÓN

Siempre teniendo como punto de referencia el Castillo del Mirón, en las alturas, llegamos al punto más alto de la ruta.

El más alto, y el más emocionante. Se trata del esbaruzadero de El Mirón, bautizado así porque está a los pies del castillo y muy cerquita del pueblo del mismo nombre. De hecho, desde ese punto de la ruta podéis ascender un poquito más hasta estas preciosas ruinas. Nosotros os lo recomendamos de corazón. Desde arriba os sorprenderán las vistas y seguro que os encanta el lugar. Es una maravilla.

Pues bien, os decíamos que éste es el punto más emocionante porque este esbaruzadero es el más largo y el más empinado. De hecho, para ascender por el mismo se cuenta con la ayuda de una soga que se agradece.

esbaruzadero
Una soga ayuda en la ascensión.

¡Pero que nadie se asuste! No es ni peligroso ni imposible. ¡Es súper divertido!

Por cierto que para resbalar mejor por los esbaruzaderos se recomienda llevar una botella de agua de 5 litros vacía y aplastada. Nosotros nos encontramos allí un par. ¡Y resbala un montón! Así que al final nos tiramos con unas bolsas de rafia que habíamos llevado de casa y que también resultaron un buen invento.

esbaruzadero en El Mirón
Dispuestas para lanzarse.
COMIENZA EL DESCENSO

Después de deslizarnos un buen rato por el esbaruzadero y de acercarnos a El Mirón para contemplar su iglesia (también muy recomendable) emprendimos el camino de vuelta en esta ruta circular.

El regreso es muy cómodo. Se desciende en un precioso camino rodeado de encinas y de prados de ganado y labranza. Encantador.

ruta de los esbaruzaderos
La segunda parte del recorrido discurre en buena medida en este camino.

En este tramo sorprende la aparición de la iglesia parroquial de San Miguel.

ermita de San Miguel Valdemolinos
Esta iglesia, otra de las sorpresas agradables de la ruta.

A su lado se ha instalado un nuevo juego. Clásico también entre los clásicos: el juego de ‘Las tres en raya’.

tres en raya en la ruta de los esbaruzaderos
El el camino no falta el juego de las tres en raya.
LA LLEGADA A VALDEMOLINOS

Llegados a este punto la ruta cruza la carretera para entrar en Valdemolinos. ¡Nos encantó este pequeño pueblecito!

Valdemolinos
La ruta atraviesa el pequeño pueblo de Valdemolinos.

Con rincones de postal, como algunas de las que aquí compartimos, en Valdemolinos. Desde un potro de herrar, unos juzgados muy peculiares y que en nada se parecen a los actuales, algunas ruinas con mucho encanto y, cómo no, un nuevo esbaruzadero.

potro de herrar en valdemolinos
Valdemolinos cuenta con un potro de herrar.

El esbaruzadero de Valdemolinos no tan grande como el de El Mirón, pero es también muy divertido. Allí volvimos a disfrutar del cosquilleo que se siente al lanzarse por estos toboganes.

¡Ah! Y allí también está instalado el juego del ‘Tira y afloja’. Podréis sentiros como unos fortachones tirando de la soga en dos equipos.

esbaruzadero valdemolinos
Más diversión en el esbaruzadero de Valdemolinos.
MERENDERO Y MÁS JUEGOS

Una vez paseado por Valdemolinos la ruta sigue descendiendo un tramito por la carretera Av-104 hasta llegar al merendero.

merendero
Podéis terminar la ruta reponiendo fuerzas en este merendero.

Acompañado por una fuente recientemente restaurada, podréis reponer fuerzas en un sitio muy agradable.

fuente
Junto al merendero encontraréis esta fuente.

De hecho, os vendrá bien cargaros de energía porque en el último de los juegos, ‘A la una anda la mula’, deberéis pegar unos cuantos saltos. ¿Os acordáis del potro del cole? ¿O de cuando saltabais a vuestros compañeros agachados en el patio del cole? ¡Pues lo mismo!

Juegos en la ruta de los esbaruzaderos
Se trata de saltar estos mojones de piedra.

Éste es el último de los juegos de una ruta que se cierra sólo unos metros más allá, en el mismo punto de partida.

ASPECTOS PRÁCTICOS

La Ruta de los Esbaruzaderos arranca en Santa María del Berrocal, a la salida del pueblo, en la AV-104.

Para llegar a Santa María del Berrocal desde Ávila debéis coger la N-110 hasta Piedrahita.

Una vez pasado Piedrahíta, en la rotonda de acceso o salida al pueblo tendréis que tomar la AV-102 para después de un par de kilómetros tomar el desvío hacía la Av-104. Y en apenas tres kilómetros llegaréis a Santa María del Berrocal.

La ruta es sencilla, de 6,5 kilómetros, y como os decíamos, circular. Está bien señalizada con postes de madera, hitos de piedras y señales pintadas sobre las rocas.

Ruta de los esbaruzaderos Santa María del Berrocal
En el camino iréis encontrando estas indicaciones blancas y verdes.

No es apta para carritos de bebé en todos sus tramos.

Tiene un desnivel de casi 200 metros.

esbaruzaderos, Santa María del Berrocal
Comienza el descenso…

Llevad calzado cómodo, protección para el sol y agua.

Para deslizarse por los esbaruzaderos podéis llevar una botella de agua grande y vacía. Aunque es probable que encontréis alguna junto a los toboganes. Una bolsa de rafia de supermercado también es válida.

Aquí os dejamos un enlace a nuestro recorrido en Wikiloc, donde encontraréis aún más detalles de la ruta de los esbaruzaderos.

OTRAS EXCURSIONES POR LA ZONA

No queremos despedirnos sin recordaros algunas de las excursiones que podéis disfrutar por la zona del Valle del Corneja.

Como os decíamos, muy cerquita tenéis el Castillo del Mirón. Aprovechad el recorrido para verlo. Merece la pena.

Pero, también, podéis coger el coche y acercaros a El Molino del Tío Alberto, Bonilla de la Sierra. O, un poquito más lejos, El Barco de Ávila.

¡Es que Ávila es infinita!

excursiones en Ávila

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad