En Casa Valdesanmartín

Hemos aprovechado los primeros días de vacaciones de las niñas para regalarnos unos días de descanso y desconexión en Casa Valdesanmartín, muy cerquita de El Tiemblo.

Se trata de una casa rural chulísima a menos de una hora de Ávila y a un paso también de Madrid y Toledo. Y tiene todas las comodidades que os podáis imaginar para pasar unos estupendos y refrescantes días en familia. 

Porque aunque la casa está perfectamente equipada con un montón de detalles que ahora os contaremos, desde ya os adelantamos que para nuestras peques la estrella de Casa Valdesanmartín es la piscina.

Piscina
La piscina de Casa Valdesanmartín es todo un lujo los días calurosos.

Vamos, que apenas salieron de ella durante el tiempo que pasamos allí. Se trata de una piscina con cloración salina (ideal para no dañar piel, ojos o pelo) y con un tamaño estupendo. Además, se encuentra vallada en su totalidad, por lo que la seguridad de los niños una vez se sale del recinto está garantizada.

CASA VALDESANMARTÍN

Nada más llegar nos recibió Emilio, el propietario de Casa Valdesanmartín. Encantador, nos fue enseñando tanto el interior de la casa como la imponente finca en la que se encuentra.

vista
La casa se enmarca en una finca imponente.

La vivienda está pensada para seis personas, aunque puede ampliarse hasta ocho plazas si se utiliza un sofá cama.

habitación
Ésta es una de las tres habitaciones.

Se trata de una construcción de 125 metros cuadrados útiles en una única planta, con tres dormitorios, un baño, cocina americana y dos salones súper espaciosos y con dos chimeneas que en invierno tiene que ser una gozada poder encender.

interior
Detalle de uno de los dos salones de la casa.

Y la finca, estructurada en varias alturas, nos pareció también preciosa. Desde el pequeño olivar junto al aparcamiento (con capacidad para tres coches y junto al que encontramos una casita con un aseo dotado con dos lavabos y dos wc), hasta la preciosa parra bajo la que refugiarse del sol.

olivos
Casa Valdesanmartín vista desde la zona de aparcamiento y olivar.

O las grandes moles de granito que coronan la zona y en la que los niños pueden jugar libremente. Hasta ellas se puede llegar por un camino perfectamente indicado y vallado para mayor seguridad de grandes y pequeños ¡Todo está cuidado al detalle!

Casa Valdesanmartín
La zona de rocas se encuentra señalizada y vallada.
¡A LA PISCINA!

Como os decíamos, una vez instalados nos lanzamos directos a la piscina. Ésta cuenta con tumbonas y una mesa con sillas para poder tomar un aperitivo entre baño y baño. 

Casa Valdesanmartín
De relax total en Casa Valdesanmartín.

De hecho, en esta zona la casa cuenta con una nevera que los dueños tienen el detalle de dejar enchufada y con unas bebidas fresquitas de cortesía que a nosotros nos supieron a gloria.

¡Bueno! Y por la noche también se está de lujo en esta zona de Casa Valdesanmartín. Tanto, que no pudimos resistirnos a darnos un baño nocturno. A las niñas les encantó la sensación y el que la piscina estuviera iluminada con focos.

Casa Valdesanmartín
Bañarse en una cálida noche de verano es todo un lujo.

Tan a gusto estábamos allí, que elegimos esta zona para disfrutar de nuestro primer capricho gastronómico del fin de semana: unos buenos chuletones de ternera avileña que nos supieron a gloria.

(Al día siguiente nos animamos con una paella, ja,ja. Dejamos muestra gráfica…)

paella
¿Os apetece una ración de paella?
LA BARBACOA

¿Y sabéis por qué estaban tan ricos esos chuletones? Pues porque además de por su Denonimación de Origen (siempre haciendo patria, ja,ja), los hicimos en la parrilla de la barbacoa, otro de los pluses de Casa Valdesanmartín.

Casa Valdesanmartín
La barbacoa está perfectamente equipada.

La barbacoa está cubierta, lo cual es ideal tanto en verano (para resguardarte del sol mientras cocinas), como en invierno, por si cayeran algunas gotas. Y, además, tiene al lado un fregadero, algo súper práctico.

Por cierto que la leña para la barbacoa (y la de las chimeneas) corre a cargo de la casa: otro generoso detalle de sus dueños.

Casa Valdesanmartín
Junto a la barbacoa y bajo una parra repleta de uvas encontraréis otra zona de comedor.
ZONA DE JUEGOS

Para los que vayáis con niños (o los que sintáis que lleváis a un niño en vuestro interior) os gustará saber que Casa Valdesanmartín cuenta con un rincón pensado en exclusiva para ellos.

cama elástica
Los dueños han pensado mucho en los peques.

En una zona del jardín, los propietarios han instalado una canasta de baloncesto y una cama elástica. Aquí también pasamos muchos ratos nosotros.

Y cerquita de ellas, había una pequeña casita de juguete para los más pequeños de la casa.

cama elástica
La casita se encuentra en la zona de juegos.
EXCURSIONES EN LOS ALREDEDORES

Como os decíamos antes, Casa Valdesanmartín está a menos de una hora de Ávila. Y también está a un paso de Madrid y Toledo. Por eso es un punto estratégico para hacer un montón de turismo.

Ávila es infinita, qué os vamos a contar. Si sois de fuera y aprovecháis vuestra estancia en esta casa rural para conocer la ciudad, no dejéis de subir a la Muralla, por supuesto. Aunque son muchas las cosas que podéis hacer, por supuesto. Mirad en este enlace, por ejemplo, cinco ‘básicos’ de la ciudad de Ávila.

Casa Valdesanmartín
Otra vista de la piscina.

Y en la provincia, cerca de Casa Valdesanmartín, tenéis muchas excursiones también. Podéis visitar, por ejemplo, los Toros de Guisando, toda una lección de historia a un paso de vuestro lugar de descanso. Pero también podéis aprovechar para conocer dos castañares espectaculares: el del Tiemblo o el de Casillas. Acercaros al Valle de Iruelas, un enclave precioso de la provincia de Ávila donde podréis hacer excursiones como la que ofrece la senda de la lancha de las víboras (¡que no os asuste el nombre!). O aprender mucho más de la etapa de la Transición en el Museo de Adolfo Suárez y la Transición, el MAST, en Cebreros.

CÓMO LLEGAR

Casa Valdesanmartín se encuentra en el Camino del Roble, 05278, en El Tiemblo.

Llegar es muy sencillo. Si vais desde Madrid, debéis coger la M-501 con dirección a San Martín de Valdeiglesias, para después coger la N-403 en dirección Ávila-El Tiemblo, pero sin llegar a El Tiemblo. Justo antes os encontraréis a mano derecha el desvío a la carretera AV-502 con dirección a Cebreros.

Si vais desde Ávila, ese desvío os lo encontraréis en la N-403, pasado El Tiemblo. Aunque en este caso, os queda a mano izquierda.

Una vez allí, os quedan dos kilómetros con unas cuantas curvas hasta llegar a la Dehesa de Valdesanmartín. Allí tendréis que coger el tercer camino a la izquierda (se llama Camino Real del Tiemblo) y continuar hasta pasar un cambio de rasante pronunciado. Una vez superado el cambio de rasante os encontraréis el Camino del Roble a mano derecha, desde donde se accede a la entrada del aparcamiento de la Casa Valdesanmartín.   

Casa Valdesanmartín
¿A que apetece un baño?
CONTACTO

Si os animáis a disfrutar de unos días en Casa Valdesanmartín tan sólo tenéis que llamar al 637032794. Susana o Emilio os atenderán encantados.

Y siempre podéis visitar su página web: www.valdesanmartin.com.

atardecer
La luz del atardecer es preciosa en esta zona de Ávila.

.

cumpleaños en mis amigos ávila

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies