Alimentación, aprendizaje y rendimiento académico

¿Puede influir la alimentación en el aprendizaje y el rendimiento académico? Ésta es la cuestión que hoy nos plantea nuestra dietista de cabecera, Rosana Rabadán.

En un interesante y concienzudo reportaje, que os animamos a leer, Rosana nos da todas las claves al respecto.

Así que lo mejor es que os dejemos con ella. Os va a resultar súper interesante.

¿PUEDE INFLUIR LA ALIMENTACIÓN EN EL APRENDIZAJE Y EL RENDIMIENTO ACADÉMICO?

Como ya hemos visto, unos hábitos saludables aprendidos y establecidos en la infancia, hará que se mantengan en la edad adulta y a lo largo de la vida.

Hace poco llegó a mis manos el libro de mi compañera Griselda Herrero titulado ‘Alimentación saludable para niños geniales: Consejos y recetas para la mejora del rendimiento escolar y desarrollo del talento’. Pero, ¿de verdad puede influir la alimentación en el aprendizaje y el rendimiento académico? Te hago un pequeño resumen y si te parece interesante, te recomiendo que no dejes de leer su libro.

Al nacer, todos tenemos el mismo grado de intelecto (excepto si hay alguna discapacidad) y lo vamos desarrollando en función del uso y de cómo vayamos desarrollando el aprendizaje. Pero la relación entre inteligencia y aprendizaje no es directa. Se va potenciando a medida que se avanza en la escolarización. Aunque a medida que vamos creciendo, el pensamiento creativo, científico y crítico es más relevante.

En el momento del nacimiento, el cerebro del bebé mide 35 cm de perímetro. En los dos primeros años de vida, aumenta tres veces más que en los siguientes dieciocho.

bebé
En el momento del nacimiento, el cerebro del bebé mide 35 centímetros de perímetro.

En los seis primeros años de la vida, es donde más potencial de absorción de conocimientos se tiene, ya que es cuando el cerebro realiza la mayor parte de su crecimiento y se desarrollan todos sus potenciales. El cerebro es como una esponja y nunca tendrá más potencial en su vida, la sabiduría alcanza su punto máximo.

Además, se asientan las bases del desarrollo emocional, como la autoestima y confianza; e intelectual, como la forma de aprender, pensar o recordar.

Si el niño desarrolla de forma adecuada su cerebro, se convertirá en un niño feliz, y por tanto en un adulto feliz, y conseguirá trasmitir su conocimiento a los demás.

EL EMBARAZO

Todo lo que hacemos durante el embarazo influye en la salud del bebé: lo que comemos, sentimos, como nos relacionamos con él, si fumamos…

A través de la placenta recibe el oxígeno y los nutrientes necesarios para su desarrollo, por lo que llevar una buena alimentación hará que se desarrolle correctamente. Llevar una mala alimentación le predispone a enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II, disminuye el coeficiente intelectual y aumenta el riesgo de mortalidad infantil.

embarazada
Todo lo que hacemos en el embarazo influye en el bebé.

En el embarazo existen puntos críticos en el desarrollo cerebral. Si estos se ven afectados pueden influir en el desarrollo neural del niño disminuyendo capacidades intelectuales o alterando conductas.

Existen nutrientes que influyen en el buen desarrollo del sistema nervioso y cognitivo si se consumen en el embarazo como:

  • Los ácidos poliinsaturados omega-3, durante la gestación podría favorecer el desarrollo cognitivo, motor y visual del bebé.
  • El ácido fólico o el yodo que mediante la suplementación lo mantenemos en niveles adecuados.

Es más probable que un niño coma más variedad de alimentos en su infancia si la madre los ha consumido durante el embarazo.

En el segundo mes de embarazo, los sistemas sensoriales del gusto y del olfato comienzan a desarrollarse y el feto es capaz de percibir el sabor a través del líquido amniótico,

A partir del tercer mes, empieza a familiarizarse con los sabores y olores de los alimentos que le llegan a través de lo que su madre come. La información que capta se envía al cerebro y se empieza a memorizar olores y sabores que se mantendrán a lo largo del tiempo.

LACTANCIA MATERNA

La leche materna aporta todos los nutrientes necesarios que necesita el bebé hasta los seis meses; la mitad de sus necesidades hasta el primer año de vida; y un tercio en el segundo año.

Existen muchos estudios que comparan la lactancia materna con la lactancia artificial y a su vez con el desarrollo cognitivo de los niños. “Los bebés que se alimentan con leche materna presentan mayores puntuaciones en los test de desarrollo cognitivo en su infancia que los que se alimentan con leche de fórmula, influyendo también el inicio de la lactancia y su duración”.

La lactancia materna prolongada y exclusiva, está relacionada con un mayor rendimiento, con el desarrollo psicomotor y la percepción visual. Uno de los motivos que explique esto es la presencia de ácidos grasos poliinsaturados omega-3.

La leche de fórmula está intentando parecerse cada vez más a la leche materna. pero es complicado por su funcionalidad. Parece ser que es el estado natural de los elementos lo que da los beneficios de la lactancia.

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA
  • La edad de inicio de la alimentación complementaria puede producir efectos adversos. Cuánto antes se inicie, menos puntos se obtiene en los test de coeficiente intelectual.
  • Mejoran las puntuaciones si la alimentación complementaria se basa en frutas, verduras y guisos tradicionales.
MICROBIOTA

La flora bacteriana (bacterias que viven en el intestino) está muy relacionada con la memoria y el aprendizaje y sus efectos están determinados por algunos nutrientes.

Un alimentación rica en grasas no saludables y azúcares simples, modifican la flora y provocando una mayor dificultad en el aprendizaje y una menor memoria a corto y largo plazo.

Aún falta muchos estudios al respecto pero se intuye que los resultados académicos pueden estar relacionados con los bacterias del intestino.

EL DESAYUNO

No es el hecho de desayunar o no lo que influye en el rendimiento intelectual. Lo que sí se ha demostrado es que consumir comida saludable y equilibrada está relacionado con cambios positivos en la motivación y en la atención.

En el artículo de ‘El desayuno de los campeones’ puedes leer que características debe de tener un buen desayuno.  

NUTRIENTES QUE INFLUYEN EN LA FUNCIÓN COGNITIVA Y LA MEMORIA

EL HIERRO

Interviene en muchos procesos que ocurren en el desarrollo cerebral.

Su déficit en edades tempranas puede provocar que en la edad adulta repercuta en un menor rendimiento intelectual. Las cantidades de hierro en la alimentación de los niños españoles no llegan a las recomendaciones, así que hay que tener muy presente los alimentos ricos en hierro y los alimentos que mejoran o impiden su absorción.

Alimentos ricos en hierro
LAS GRASAS

El colesterol es una molécula esencial para la fisiología neuronal durante el desarrollo como en la edad adulta.

Es importante que los niveles de colesterol sean los adecuados, porque el cerebro lo necesita para su rendimiento. Pero un exceso de colesterol, procedente de grasas saturadas y trans sobre todo procedentes de alimentos procesados, contribuye al aumento de enfermedades. Hablamos de obesidad, patologías cardiacas, alteraciones cerebrovasculares o enfermedades neurodegenerativas en la edad adulta.

Una alimentación basada en alimentos procesados afecta negativamente al rendimiento académico de los niños.

OMEGA 3

Los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 se pueden encontrar en diferentes formas, pero es en forma docosahexaenoico (DHA) donde vamos a encontrar beneficios.

La cantidad de DHA que contenga la corteza cerebral del niño en sus primeros años influirá sobre su coeficiente intelectual y su rendimiento académico. La ingesta suficiente de omega 3 mejora la memoria, la velocidad de desarrollar tareas cognitivas y el aprendizaje. Dietas bajas en este tipo de ácidos grasos  se asocian a menores coeficientes intelectuales, problemas de alfabetización y adultos con mayor deterioro cognitivo leve.

¿Dónde encontramos omega 3?

Podemos encontrarlo en frutos secos, aguacate, semillas, aceites vegetales, pescados grasos, aceites de pescado o huevos.

OTROS NUTRIENTES ASOCIADOS CON LA MEJORA DEL RENDIMIENTO ESCOLAR
  • Yodo: Niveles adecuados previene el retraso en el desarrollo mental y físico de los niños.

Se recomienda el consumo de sal yoda de forma habitual, ya que con una cucharada de sal alcanzamos las recomendaciones (150mg diarios).

  • Vitamina B12: En el desarrollo embrionario participa en el desarrollo del sistema nervioso y a la función psicológica y neurológica. Su déficit puede influir sobre el rendimiento intelectual.

La vitamina B12 la encontramos en alimentos de origen animal (carne, pescado, lácteos y huevo). Por eso los vegetarianos y veganos deben tomar suplementos.

nutrientes rendimiento académico
¿DEBO DAR A MI HIJO COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS PARA MEJORAR SU RENDIMIENTO ESCOLAR?

Complementos basados en fósforo, ginseng, jalea real, etc. no existe evidencia que demuestre que hay una relación causa-efecto con las alegaciones de un mejor rendimiento intelectual. Quizás sean el resto de vitaminas y minerales que contienen lo que produzca esa mejora.

rendimiento escolar
Una correcta alimentación influirá en su rendimiento académico.
ACTIVIDAD FÍSICA

Practicar ejercicio en el embarazo y la lactancia favorece el desarrollo cognitivo del bebé. Y potencia la capacidad de aprendizaje a lo largo del crecimiento.

La actividad física se relaciona las habilidades perceptivas, el coeficiente de inteligencia, los logros, las pruebas verbales, la memoria y el rendimiento académico. Niños con bajos niveles de actividad física muestran peores resultados académicos, un menor rendimiento cognitivo y una disminución de la actividad eléctrica cerebral.

LAS EMOCIONES Y LA RELACIÓN CON LA COMIDA

La relación que enseñemos a nuestros hijos a tener con la comida sin crear una dependencia o una asociación emocional inapropiada es importante no sólo para  fomentar el bienestar. También actúa a nivel de aprendizaje y de memoria.

“La ingesta de azúcar y de grasa activa áreas cerebrales similares a las que se activan con el consumo de cocaína”. Estos alimentos pueden alterar el circuito de recompensa (circuito donde se recibe una acción y genera una sensación), convirtiéndose en potencialmente adictivo. La tolerancia a estos aumenta y cada vez se necesita más cantidad para tener la misma sensación de bienestar.

El sistema de recompensa está relacionado con el aprendizaje basado en la experiencia emocional. Un uso adecuado con las asociaciones correctas podría potenciar la motivación, la atención y el aprendizaje. Elegimos los alimentos que comemos porque tenemos hambre y necesitamos nutrirnos, y porque los asociamos a una emoción. Estos mecanismos se van estableciendo desde edades muy tempranas, cuando premiamos, castigamos o prohibimos con comida.

Cuando utilizamos la comida como moneda de cambio, creamos asociaciones cerebrales que activan el sistema de recompensa para conseguir una recompensa emocional y provocar que el organismo busque comida (refuerzo positivo) y saciar así su hambre (recompensa). Esto una vez establecido, en la edad adulta es complicado que desaparezca ya que son pensamiento inconscientes, por lo que es muy muy importante no castigar, sobornar, premiar, prohibir ni obligar a los niños usando comida.

OTROS FACTORES QUE INFLUYEN EN EL RENDIMIENTO

El estrés afecta de manera negativa al rendimiento académico de los niños. La mejor forma de evitar el estrés es destinar horas al juego, a ser posible parte de ellas compartidas con sus padres, dedicar al niño tiempo de calidad y ofrecerle mucho afecto.

La clave para lograr un desarrollo cerebral pleno y equilibrado está en la forma en que los padres se relacionan con los hijos: motivando la conducta, buscando alternativas al castigo, estableciendo límites de forma adecuada, fomentando la comunicación, potenciando la atención y la memoria… Pero también trabajando el autocontrol, educando la inteligencia y la gestión emocional, desarrollando la creatividad, generando confianza en sí mismos y en los demás, y creando un ambiente de bienestar y felicidad.

Una vez más, la alimentación saludable tiene más ventajas que inconvenientes, así que aún estáis a tiempo de dar un cambio en vuestra alimentación.

libreria letras avila

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad